Fibromialgia

La fibromialgia es una dolencia cada vez más frecuente, solo en los EE. UU más del 3% de la población la padece. Aunque puede encontrarse en cualquier persona, las mujeres parecen ser más propensas de padecerla. La fibromialgia o FMS (síndrome de fibromialgia) se caracteriza por un dolor generalizado en todo el cuerpo sin ninguna causa claramente identificable.

A través de sus años de estudio y práctica, el Dr. Adonis ha encontrado una combinación sostenible de las mejores técnicas para ayudar a sus pacientes a sanarse, conocerse a sí mismos y vivir una vida digna y sin dolor.

Si está seguro de que quiere vivir una vida más feliz, más provechosa, sin dolor y sin fibromialgia, busque una consulta en nuestra clínica ahora mismo.

Aprenda Mas Sobre la Fibromialgia

Comprender la fibromialgia

Aunque el término “dolor corporal” resume casi por completo lo que es la fibromialgia, esta es una afección bastante complicada. Para empezar, es difícil determinar la causa exacta del problema. Algunas teorías indican que puede ser el resultado de un desequilibrio químico en el cerebro, que cambia los mensajes enviados por el sistema nervioso al resto del cuerpo. Algunas corrientes de opinión creen que el FMS también puede adquirirse genéticamente. Otras causas de fibromialgia incluyen las lesiones, las cirugías y factores estresantes como las relaciones fallidas, la muerte o la separación.

¿Quién puede ser afectado por la fibromialgia?

Algunos factores que ubican a las personas ante un mayor riesgo de FMS son:

  • Las mujeres tienen aproximadamente siete veces más probabilidades de sufrir FMS que los hombres.
  • Las edades más frecuentes durante las cuales se manifiesta el FMS son entre 30 y 50 años.
  • Quienes han sufrido enfermedades repetitivas o son propensos a sufrir lesiones tienen más probabilidades de tener el FMS.
  • Aquellos con antecedentes familiares de FMS.
  • Las personas que han sufrido eventos traumáticos o estresantes en la vida tienen más probabilidades de tener FMS.
  • El FMS es más probable que afecte a las personas obesas.

Los síntomas de la fibromialgia

El FMS no se limita solo al dolor. Puede haber muchos otros síntomas acompañantes, que a menudo pueden ser engañosos al hacer un diagnóstico. Entre estos síntomas se incluyen la fatiga extrema, rigidez en todo el cuerpo, dolores de cabeza,  insomnio, síndrome del intestino irritable y problemas relacionados con la memoria y la concentración.

Diagnóstico de fibromialgia

Es difícil hacer un diagnóstico preciso de FMS ya que hay muchos síntomas en gran medida indiferenciados. Los médicos a veces pueden confiar en pruebas médicas para descartar otras dolencias y determinar que el paciente sufre de FMS.

Complicaciones que surgen de la fibromialgia

Diversas complicaciones pueden surgir de la fibromialgia. El Dr. Adonis ha comprobado que tratar los síntomas observables de FMS es a menudo lo más fácil, mientras que tratar y detener posibles complicaciones es un gran desafío. Algunas de las complicaciones incluyen:

  • Movilidad reducida y mayor dependencia de la ayuda. Las personas que padecen de FMS, sin la adecuada intervención y apoyo, han mostrado una pérdida constante de calidad de vida.
  • Aumento del riesgo de desarrollar afecciones reumáticas u hospitalizaciones repetidas por diversas dolencias.
  • Mayor posibilidad de sufrir depresión y lesiones, con un mayor riesgo de suicidio.

Tratamiento de la fibromialgia

Es un hecho comprobado que todavía no existe una cura conocida y certificada para el FMS. Los médicos generalmente recomiendan un sinnúmero de especialistas en atención médica para cuidar al paciente. Esto puede incluir neurólogos, psicólogos y reumatólogos para trabajar en diferentes aspectos de la enfermedad.

La medicina funcional ofrece un método extremadamente efectivo de tratar a los pacientes con el FMS, formulando un enfoque múltiple que incorpora varias formas de terapia lo cual garantiza resultados superiores y más sustentables. Algunas de estos métodos y terapias incluyen:

  • El historial integral del paciente, un examen físico exhaustivo para detectar múltiples parámetros y pruebas de laboratorio detalladas, para ayudar a diseñar un plan personalizado.
  • La terapia de reemplazo hormonal para complementar las hormonas disminuidas y ayudar a restablecer el equilibrio, si fuera necesario.
  • La terapia intravenosa para mejorar los niveles de vitaminas y minerales lo cual aumenta la inmunidad del paciente.
  • La comunicación y el asesoramiento para ayudar a los pacientes a expresarse verbalmente y encontrar una salida para sus emociones.
  • Un programa completo de desintoxicación para ayudar a eliminar la acumulación de toxinas.

Aquí hay algunas sugerencias del Dr. Adonis para ayudarlo a prevenir el FMS:

  • Evite el agotamiento – el agotamiento físico y mental a menudo hacen que el cuerpo se rinda. Dedique tiempo para descansar y reanimarse antes de asumir más desafíos, y procúrese un descanso muy necesario.
  • Coma bien – una dieta que incluya alimentos de todos los colores asegura un mejor balance. Incorpore abundantes alimentos crudos y opte por alimentos frescos. El Dr. Adonis recomienda que las verduras frescas constituyan el 80% de su consumo de alimentos. Evite los alimentos fritos y salados, y disminuya el consumo de cafeína. Coma una dieta rica en fibra e incluya alimentos probióticos para ayudar a equilibrar su salud intestinal.
  • Desintoxíquese regularmente – el organismo a menudo está abrumado por factores estresantes, debido a que no ha logrado lidiar con sus problemas que se presentan. Asegure un régimen completo de desintoxicación natural, a nivel físico y mental.
  • Duerma – el insomnio a menudo es un síntoma de FMS o una señal de que puede tender a padecerla. Sistematice sus patrones de sueño y asegúrese de que el cuerpo descanse. También se sabe que dormir calma el cuerpo y alivia el dolor.
  • Combata el estrés – el estrés puede hacer que el FMS se intensifique significativamente. Disminuya el estrés tomando un mejor control de su vida y ejercite la respiración, la meditación y las oraciones.
  • Ejercítese – esta es una excelente manera de eliminar toxinas de forma natural, reducir el estrés y mantenerse en forma. Aunque no se recomiendan entrenamientos de alta intensidad, un entrenamiento moderado, preferiblemente al aire libre, puede ayudar a trabajar el cuerpo y relajar la mente.
  • Monitoréese usted mismo – controle sus actividades y patrones. Averigüe que elementos desencadenantes aumentan el problema así como las cosas que lo calmen y lo hagan sentir mejor. Esto lo ayudará a formar un mecanismo de supervivencia y lidiar con la enfermedad a largo plazo.

Start typing and press Enter to search