Salud Intestinal

Diferentes partes de nuestro cuerpo se encargan de varias funciones del mismo. Así como el cerebro controla y conduce todos los impulsos y la ejecución de cada movimiento voluntario e involuntario, el intestino se ocupa de proteger la inmunidad del cuerpo y, por lo tanto buena salud intestinal lleva a buena salud en general. 

El Dr. Adonis aplica los principios de la medicina funcional para mejorar la salud intestinal. Un intestino sano no es solo el resultado de buenos genes, sino el producto de una buena atención. Si está buscando mejorar su salud intestinal y deshacerse de cualquier problema relacionado con él, haga una cita con nuestra clínica hoy mismo. ¡Es hora de que sigas tu instinto y realmente dediques tiempo para ti!

Aprenda Mas Sobre la Salud Intestinal

El intestino es el hogar de miles de millones de disímiles bacterias. Juntas se les llama microbioma intestinal. Muchas de estas son favorables para el intestino y ayudan a mantener el equilibrio homeostático en el cuerpo. Las bacterias buenas se multiplican constantemente para reducir el espacio para el crecimiento de bacterias dañinas, lo cual es una de las maneras de proteger el organismo.

La ausencia o deficiencia de bacterias buenas en el intestino puede dar lugar a trastornos como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. También ayudan a controlar las bacterias que convierten los alimentos en colesterol, el cual es la causa de enfermedades cardíacas. Un desequilibrio en el microbioma intestinal puede alterar la manera en que el cerebro procesa la información sensorial. Esto podría explicar las dificultades en la percepción de la luz, el sabor, el sonido y el olor. Los científicos también sospechan que una desviación en este delicado equilibrio también puede desencadenar problemas como la depresión, la ansiedad y el sufrimiento. Los estudios también están tratando de comprobar el vínculo entre los desequilibrios en el intestino y la obesidad. Las afecciones en los intestinos como el intestino permeable, la malabsorción o el desequilibrio del microbioma; pudiera conducir a mayores riesgos para el organismo, a un sistema inmunitario comprometido, que puede conllevar a padecimientos como las enfermedades autoinmunes o el cáncer. La medicina funcional reconoce que los medicamentos fuertes pueden alterar este equilibrio muy fácilmente y se basa en puntos de vistas alternativos para restaurar y mantener la armonía en el intestino.

Factores que afectan la salud intestinal

Varios factores son responsables de la salud de nuestro intestino. Éstos incluyen:

  • Los alimentos – La comida que ingerimos es probablemente el mayor contribuyente a la calidad de nuestra salud intestinal.
  • El procedimiento de parto – Los estudios indican que las personas que nacen naturalmente tienen mejores bacterias en el cuerpo como resultado de las bacterias a la que está expuesto el bebé durante el proceso del parto. Del mismo modo, los bebés que son amamantados también tienen una mejor salud intestinal en comparación con los nacidos a través de una cesárea.
  • El estrés y la ansiedad – Estos pueden alterar significativamente la salud intestinal de las personas y disminuir la inmunidad.
  • Los medicamentos – El uso prolongado de medicamentos de venta libre o recetados también puede conducir a un intestino comprometido.
  • Exposición – La exposición a la suciedad, el polvo y el barro se considera perjudicial para la salud, pero puede ser extremadamente beneficiosa para mejorar la inmunidad y desarrollar resistencia en el cuerpo.

Los síntomas de un intestino malsano

El Dr. Adonis recomienda que observe y escuche atentamente a su organismo, ya que siempre le dirá cuando algo está mal. Aquí hay algunos signos reveladores que indican que su intestino necesita ayuda:

  • Dado que un intestino enfermo tiene dificultades para digerir y descomponer los alimentos, es común experimentar problemas como indigestión, hinchazón, estreñimiento, diarrea y acidez.
  • Los antojos de azúcar se experimentan cuando hay exceso de azúcar en el intestino. Esto generalmente conduce a la reducción de bacterias buenas en el estómago y nos hace desear aún más los azúcares. Cuando los azúcares se retienen a niveles tan altos en el cuerpo, puede provocar inflamación y, más tarde, también el cáncer.
  • El aumento o pérdida de peso inexplicable puede ser el resultado de problemas intestinales, ya que la capacidad del intestino para absorber nutrientes se ve comprometida.
  • El intestino produce una hormona conocida como serotonina, que afecta nuestro estado de ánimo y nuestro sueño. El desequilibrio en los niveles de serotonina puede causar insomnio y fatiga crónica y, en algunos casos graves, puede incluso conducir a fibromialgia.
  • La inflamación en el intestino puede provocar una fuga de proteínas en el cuerpo, que se manifiesta como alergias en la piel y eczema.

Consejos para mejorar la salud intestinal

Dado que hay tantas causas de los problemas intestinales, el Dr. Adonis recomienda ciertos consejos simples para ayudar a mantener el intestino en forma.

  • Mantenga bajo control los niveles de estrés y siga un patrón de sueño regular. Mantener el equilibrio corporal puede ayudar a mantener el intestino en mejor estado de salud y prevenir problemas intestinales recurrentes.
  • Evite tomar antibióticos innecesarios y disminuya su dependencia a los mismos. Al consumir antibióticos, asegúrese de que los probióticos también se tomen en la medida adecuada.
  • Incorpore alimentos probióticos y prebióticos en su dieta para mejorar la salud intestinal y mantener los niveles de bacterias buenas en el intestino.
  • Los alimentos ricos en fibra tienen excelentes propiedades nutritivas así como de purificación, y deben consumirse en cantidades adecuadas. Estos alimentos fortalecen los intestinos y mantienen los niveles hormonales en los mismos.
  • La hinchazón, la indigestión, el estreñimiento y otros problemas intestinales también pueden ser el resultado de alergias alimentarias. Asegúrese de verificar a qué alimentos es alérgico y modifique su dieta en consecuencia.
  • Evite los partos por cesárea en la medida de lo posible, ya que el parto natural permite el paso de bacterias buenas al bebé y también genera bacterias buenas en la madre. Amamantar al bebé por más tiempo también le da a su hijo una mejor salud intestinal.
  • Modifique su dieta para excluir la sal, los alimentos procesados ​​y la azúcar refinada. En cambio, opte por alimentos de origen vegetal y carnes magras para mantener el intestino ligero y saludable.
  • Los alimentos fermentados tienen un alto contenido de probióticos y pueden ayudar a mantener sano el microbioma intestinal. Incluya en su dieta alimentos como kimchi, yogurt, kéfir y miso.
  • Los champiñones, los lácteos y algunas carnes pueden ayudar a aumentar el contenido de colágeno en el cuerpo y, a su vez, contribuir a la salud intestinal.
0

Start typing and press Enter to search